Genç delikanlı milf komşusunun evine gizlice giriyor Hazır soyunmuş porno banyoya girmek için hazırlanan kadını görünce kendine hakim porno izle olamıyor Geri dönmek yerine kapının kenarına sinerek gizlice bedava porno izleyip mastürbasyon yapmaya başlıyor Milf kadının taş gibi türk porno vücudunu gizlice dikizlemekten aldığı zevk ile kapıya yaklaşıyor porno izle Kocasının eve getirdiği iş arkadaşı adamla yalnız kalan hatun yatağından mobil porno izle uyuyordu Bu sırada uyanan adam arkadaşının evden çıktığını öğrenip genç porno indir kadının yatak odasına girdi Kısa süreliğine bile olsa gizlice porno izleyerek çıkmak istiyordu Ama hatunun parlak kalçasını görünce porno resimler dayanamayarak yanına sokuldu Sikini çıkarıp hatunun seksi götüne sex sürterek sertleşmesini sağladı Uykusunda bile olsa tepki porno verip sulanan amını kasması adamı deli ediyordu porno gif Azgın adam tacize devam ederek arkadaşının karısının amına porno penisini sokmaya başladı Bu sırada uyanan kadın engel olmak ister

El Bolívar nuestro

 

“Voy a hablar de Bolívar/ Pero no del Bolívar que se quieren robar/ Ni del que llama mío cualquier hombre / Ni del que llama mío cualquier grupo / Ni del que tiene estatuas levantadas para que solo algunos la puedan escoltar / Voy a hablar con amor, del Bolívar de todos /”.  Estos versos del bardo colombiano Carlos Castro Saavedra, son apropiados para recordar al Libertador en su fecha natalicia y en esta hora aciaga de la república, porque, además de su valor literario, sirven para denunciar la forma grotesca como el régimen Madurocabellista , que son uno y dos al mismo tiempo, ha secuestrado la figura del Libertador Simón Bolívar, tergiversando todo de cuanto valiosa tiene para el pueblo venezolano. Bolívar, Capitán de la aurora, prisionero entre rojos barrotes, oyendo, consternado, como sus victorias fulgurantes son comparadas con este latrocinio continuado contra el erario público, que es lo que es este bodrio llamado pomposamente “socialismo del siglo XXI”.  Bolívar, quien desde los mares cabalgando sobre las crestas de las olas, y cuyo rostro quedo grabado con fuego en las heladas soledades andinas, devenido en alter ego de la lenguaraz cotorra de Sabaneta. El pobre Libertador, pálido y aterido, oyendo sus discursos luminosos reducidos a huera refrenaría; suerte de santos óleos con lo que los pícaros de la banda cuatrofebrerista  embadurnan sus pillerías, creyendo que así las convierten en acciones pletóricas de ferviente patriotismo. No señor…

 

Y sigue por ahí el asunto de los retratos de Chávez, juntos con los del Bolívar hecho a la imagen y semejanza del difunto “supremo”, que reposan en la Asamblea Nacional. Cuando fueron retirados: ¡Un atentado contra los símbolos patrios! Chillaron los dolientes del régimen. Pero resulta que Chávez no es ningún símbolo de la patria, ni de nada; ni siquiera de las fiestas patronales de Sabaneta. Y, por otra parte, ese otro Bolívar, el mutante al que la predica brujeril de los charleros de la dictadura tratan de identificar con el que les conté, nada tiene que ver con el Bolívar histórico, el que aparece en un retrato clásico que el mismo Libertador señaló alguna vez, como el que mejor lo representaba. De modo que ese brusco ataque de patriotismo no pasa de ser un gimoteo hipócrita aderezado con lágrimas de cocodrilo tras el cual se oculta el verdadero rostro del régimen. Porque, en efecto, ¿cómo puede ser bolivariano quien pretende permanecer como sea en el poder? Olvidan, adrede, que el 15F de 1819, en el célebre Discurso ante el Congreso de Angostura, Bolívar compareció para entregar los poderes que como dictador le habían sido conferidos, y señaló lapidariamente, que “… la permanencia de la autoridad en manos de un solo individuo frecuentemente ha sido el término de los gobiernos democráticos”, porque “…nada es tan perjudicial como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle, y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la USURPACIÓN y la tiranía”.

 

Ese es el Bolívar nuestro.  El que nunca robo el erario público a pesar de haberlo entregado todo, y no aspiró a otra cosa, que el título de ciudadano. El que arropaba con su capa pueblos hambrientos y oprimidos, y en cuyo verbo convivían, el amor por Manuelita, y la furia de mil volcanes. Tal es el Bolívar que admiramos y queremos; al que le decimos, con Dionisio Aymara: “A ti volvemos nuestros ojos, Bolívar/ Para vencer el llanto, la fatiga, las soledades / Que amenazan al sitio donde ardía la llama del laurel / en otro tiempo”. El otro, el que vegeta en los cuadros de la Asamblea Nacional que lo lleven al Cuartel de la Montaña. Y allí, parafraseando al poeta ruso Yevtuschenko, pidamos a los custodios de la tumba: Redoblad la guardia/ Triplicadla / Para que quede adentro por siempre “el supremo” / y con él / todo lo que debe pertenecer al pasado.

 

 

elazig escort yalova escort erzurum escort isparta escort trabzon escort sakarya escort