ALERTA: Régimen detiene arbitrariamente al diputado de la Asamblea Nacional Juan Requesens

 

 

(08.08.18).- En horas de la noche de este 7 de agosto, 14 funcionarios del SEBIN sacaron a golpes de su residencia al diputado Juan Requesens (Primero Justicia)  y a su hermana, la presidenta de la FCU de la Universidad Central de Venezuela, Rafaela Requesens.  Los hechos quedaron registrados en cámara de su residencia en Terrazas del Club Hípico, en la ciudad de Caracas.

 

Esta acción viola abiertamente la inmunidad parlamentaria del diputado Requesens, quien fue sacado a la fuerza, sin respetar el debido proceso que establece como condición el allanamiento previo a su inmunidad. Este hecho constituye una flagrante afrenta al Estado de derecho.

 

Nicolás Maduro, en alocución nacional citó irresponsablemente a Requesens por el presunto “atentado” registrado en la avenida Bolívar el pasado sábado, sin presentar pruebas ni evidencia que soporten sus alegatos. Este hecho se suma a las constantes amenazas, persecución, y encarcelamiento de la que es víctima la oposición, y que hoy tiene a 366 presos políticos tras las rejas por defender la democracia.

 

Hacemos responsable a Nicolás Maduro y a todas las personas encargadas de la custodia de la integridad del diputado Requesens, de quien a estas horas se desconoce su paradero.

 

Hemos dicho claramente que vivimos en dictadura, y cuando hay dictadura lo primero que muere es la verdad. Lo más seguro es que, mientras vivamos en dictadura, nunca lleguemos a saber, a ciencia cierta, qué fue lo que sucedió en la avenida Bolívar.

 

Reiteramos que a pesar de las amenazas de la dictadura, seguiremos luchando inquebrantablemente por el cambio político, pues sabemos que es la única vía para evitar más sufrimiento y dolor que hoy aflige a las familias venezolanas.

 

Según noticias de última hora, se conoció que fue liberada Rafaela Requesens.

 

Pedimos a los líderes demócratas del mundo y las instituciones encargadas de velar por el respeto a los Derechos Humanos que eleven enérgicamente su voz y condenen este nuevo atropello que, lejos de buscar justicia, siembra más caos, desatando la persecución política.