Aarón Rodríguez: solo el 8% del transporte público está operativo en Valencia

 

 

(Carabobo, 13.11.17)El dirigente regional del partido político Voluntad Popular en el estado Carabobo, Aarón Rodríguez Moro, informó que solo el 8% del transporte público está operativo en la ciudad de Valencia, debido a que el sector transporte atraviesa una de las situaciones más graves de los últimos tiempos, por el alto costo de los servicios y repuestos de las unidades que prestan el servicio en las distintas rutas de la localidad. En este sentido,  lamentó que los carabobeños se estén acostumbrando a viajar en camiones, como si se tratase de ganado y no de personas.

 

“Desde hace mucho tiempo al Gobierno se le fue de las manos el sector transporte, Dado a la falta de inversión y al abandono del que fue objeto especialmente el sector autopartes y de repuestos. Por ejemplo, en la Valencia sólo se encuentra operativo el 8% de la flota de transporte público, lo que ha originado que las personas deban viajar en camiones y en condiciones denigrantes, e incluso de peligro para sus propias vidas”.

 

Aseguró que de las 7 mil 800 unidades que funcionaban en el año 2015, sólo están operativas unas 600,  por lo que se hace cotidiano ver camiones sirviendo como colectivos públicos. “Hay que ver lo que cuesta para el dueño de un autobús el mantenimiento de sus unidades. No me estoy refiriendo al remplazo de éstos por otros nuevos para brindar un servicio digno y de calidad, cosa que sería imposible por la inflación y el alto costo de la vida, sino al mantenimiento regular. En Venezuela un caucho 22.5 cuesta alrededor de 14 millones de bolívares y un litro de aceite ya ronda los 125 mil”.

 

A juicio de Rodríguez, la situación es producto de las distorsiones económicas originadas por las políticas erradas del régimen de Nicolás Maduro, pues constantemente se aumenta el pasaje, pero está muy por debajo de lo necesario para mantener los vehículos en óptimas condiciones. “La dictadura creó una distorsión tal en la economía, que ahora es cuesta arriba subir el precio de los pasajes sin afectar a las clases trabajadoras; pero a la vez, esos pasajes no cubren el costo del mantenimiento de los autobuses.  Los repuestos se adquieren a precios internacionales, calculados en dólar no oficial, así que a los choferes no les queda otra que parar las unidades, o trabajar con ellas hasta que aguanten”.

 

Condenó la falta de respuesta por parte del Gobierno regional, el cual habría anunciado la importación de autobuses chinos que ya sólo se ven en cementerios de chatarra. “¿Qué futuro pueden soñar nuestros niños cuando acuden al colegio colgados de un camión, con el estómago vacío y rogando no caerse, pues ni si quiera insumos médicos habría para atenderlo? Esas son las contradicciones de un régimen que se dice de los trabajadores, donde incluso el Presidente es un chofer de autobús”.