¡El salario y la gasolina!

 

 

A partir del año 1999 se instala en Venezuela un gobierno que cambia totalmente las políticas tanto laborales como del salario, pero también ocurre un hecho muy importante y significativo como lo es la política petrolera del país, en la cual está involucrada muy especialmente la parte laboral, donde se dio un cambio muy pocas veces visto. La política prevaleció sobre lo que debe ser el manejo de un país en cuanto a que esos derechos de la gente sean derechos respetados.

 

En ese mismo año, los trabajadores petroleros y de todos los sectores comenzamos a exigir salarios dignos, veníamos de diferencias con el presidente Rafael Caldera. En ese momento el salario mínimo de un obrero venezolano estaba por el orden de los 330 Dólares, de un técnico el salario promedio estaba por el orden de los 1.200 Dólares, y el salario promedio de un profesional estaba por el orden de 4.000 Dólares.

 

En el año 1999 sin duda alguna hubo un proceso de cambio en el país, y se estableció dentro de las políticas del gobierno que asumió la conducción del país, que había que cambiar los parámetros y lo que ellos denominaron el capitalismo salvaje, y que por ende todos los beneficios laborales significaban el dominio del imperialismo sobre los trabajadores. Pues bien, de la mano de esta estrategia, venía la política de acabar con la industria petrolera del país, y se establecieron condiciones en las cuales se decía que aumentar el precio de la gasolina significaría ir en contra del pueblo venezolano. Es decir, ponerle un precio a la gasolina que llevara a la economía a una estabilidad, significaría que ese pueblo que según ellos estaba sufriendo por los embates de los últimos cuarenta años de sometimiento, de violación de sus derechos, ese pueblo reaccionara ya que no podía ser sometido a que los precios del combustible se incrementaran.

 

Este fue un gobierno que al principio consiguió un Dólar 565 por Bolívar, y que dentro de todo eso estamos en un país donde el ingreso petrolero significaba el 75% del ingreso nacional y el otro 25% lo manejaba la otra parte de la industria.

Pero hablando en concreto qué significa el salario y la gasolina en estos momentos cuando el régimen impera en Venezuela, concluimos que el salario fue eliminado después de 20 años, porque ni siquiera cubre una hora para vivir al día. No obstante, el salario del venezolano pasó a ser el más bajo en el continente y cuidado y si no es el más bajo del mundo. Todos los días de acuerdo a los cambios que hay en cuanto al valor de la moneda, el salario sufre disminuciones cada segundo.

 

En Venezuela el salario hace 20 años, era la principal causa de huelgas que tenían los gobiernos que antecedieron al régimen. Actualmente bajo la figura de una persona que se hace llamar el presidente obrero, pero que nosotros decimos que es el usurpador obrero, se ha encargado que en los últimos años el obrero se haya quedado sin salario y que dependa de las dádivas de este farsante para poder sobrevivir, porque el actual salario solo alcanza para comer un solo día.

 

De la mano de la eliminación del salario, también viene de la mano la eliminación de la inversión de la industria petrolera nacional, y de allí se deriva que de ser un país importador, vendedor y que nos sobraba el combustible, pasamos a ser un país importador, y que esa gasolina no valga nada, y por eso son las colas, porque esa gasolina no tiene precio para el pueblo necesitado. Ahora bien, qué significa que la gasolina no tenga precio, no es que se trata de un gobierno populista, sino que los combustibles son el principal motor de la energía de los mundos y lo que mueve la economía, y qué pasa allí, que la gasolina pasó a ser un bien de mafias, un bien de gobiernos invasores como el cubano y pasó a ser un negocio donde es mejor importarla que exportarla y producirla, y de allí viene el problema, la gasolina quedó sin precio al igual que el salario, pasaron a ser lo más barato que hay en Venezuela, la gasolina sin precio y el salario lo más barato que tenemos.

 

La similitud entre el salario y la gasolina demuestran que en Venezuela tenemos una situación bastante grave en cuanto a productividad y calidad de vida, en cuanto a violación de derechos humanos, laborales y al libre tránsito.

Los gobiernos no democráticos usan la inflación para acabar con los salarios y en Venezuela eso se demuestra a diario, ahora a los trabajadores les pagan parte de su salario con un cartón de huevos, una mortadela, con unas latas de sardinas y con unas cajas Clap que llegan de manera irregular.

 

Hay muchos especialistas que dicen que aumentar el salario en Venezuela, es como echarle gasolina al fuego, pues mucha razón tienen, porque el hecho de que en nuestro país se haya incrementado el salario desde el 30 de agosto al 1 de diciembre en 15.000% confirma que el problema aquí no es de salario, de contrataciones colectivas, de empresas improductivas, de comerciantes que no venden, el problema en Venezuela es que hay unas mafias enquistadas que violentan la Constitución Nacional, que no permiten que los venezolanos tengan un salario digno y que las empresas tengan productividad. Y de allí la importancia que todos los venezolanos recuperemos no solo el salario, la productividad, es tener un país de libertad, de democracia, de institucionalidad, y que todos tengamos calidad de vida, y eso se logra teniendo un salario digno, una economía competitiva, una Venezuela energética que en verdad produzca y ofrezca al mundo sus recursos en parámetros normales y legales, y que se salgan todas las mafias que han sometido a nuestro país a la barbarie, a la esclavitud y al saqueo de todos nuestros recursos naturales.

 

Son momentos muy críticos y muy graves para el país, en cuanto a violación de derechos y acabar con el aparato productivo nacional. Todos los sectores del país, partidos políticos, sindicatos, gremios, sociedad civil, iglesia, universidades, todos estamos obligados a unirnos; el ataque no es sólo en contra de los trabajadores , contra el salario, contra la industria petrolera nacional, tenemos que estar claros que el ataque es contra Venezuela y por eso tenemos que ir unidos de la mano, a lograr recuperar nuestra independencia, recuperar nuestro país, es obligante que en estos últimos días del año, los venezolanos nos veamos la cara, nos tomemos de la mano y que de una vez por todas, salgamos de esta tragedia a la que nos han sometido.

 

 

Iván Freites

Secretario General del Sindicato

De Trabajadores Petroleros del estado Falcón

@ivanrfreites